Hambre Oculta

Nutrición

Después de todo,  ¿para qué comemos? Bueno, muchos lo hacen solo por placer, pero el objetivo primordial debe ser nutrir nuestro cuerpo, ¿correcto?


Ah pero no comemos para llenar el estómago, sino para nutrir nuestras células. Los alimentos sirven para aportar los nutrientes esenciales para que nuestras células sean capaces de producir ENERGÍA para su correcto funcionamiento. Si los nutrientes no llegan a la célula, no se metabolizan, y así, el cerebro envía una SEÑAL PARA COMER MÁS, para intentar rescatar la insuficiencia de nutrientes y la generación de energía intracelular.


⚠️Ésta es una de las principales CAUSAS DE LOS ATRACONES, y principalmente, del loco deseo por DULCES !!

❗️La brecha entre lo que comemos y lo que realmente ingresa a nuestras células es lo que llamamos HAMBRE OCULTA, el trastorno alimentario más prevalente en la actualidad.

⚠️En este estado, las reservas de vitaminas y minerales como el magnesio, disminuyen silenciosamente, sin mostrar signos ni síntomas, que solo se manifiestan cuando se instala la etapa más severa de la deficiencia.

Para que el nutriente de los alimentos llegue a las células de forma eficaz, es necesario tener en cuenta toda nuestra capacidad digestiva, desde lo que como, lo que me rompe el estómago, lo que absorbe mi intestino y lo que metaboliza mi célula. Esta es la clave de la cuestión de la individualidad, es decir, si 2 personas comen el mismo plato, no significa que ambos absorban y metabolicen de la misma manera.

El tratamiento y la prevención se individualizan, disminuyendo el riesgo de enfermedades relacionadas con el METABOLISMO. Esto se realiza a través de una evaluación personal y exámenes que permiten identificar posibles errores metabólicos detrás del “hambre oculta”.


La respuesta a lo que nos pasa hoy SIEMPRE está en que hemos hecho antes. No es moda, no es porque el año está comenzando. Es tomar las riendas de nuestra salud y hacernos responsables de nuestro bienestar.

BÁSICO: plato lleno de colores, comida real, menos ultraprocesados, no azúcar, no exceso de carbs refinados

Seguir leyendo...